fix bar
fix bar
fix bar
fix bar
fix bar
fix bar
4
JUL

“Un niño emprendedor es aquel que puede transformar desafíos en oportunidades”

En la actualidad, emprender no es una actividad exclusiva de los adultos, jóvenes y niños también lo hacen. ¿Que si un niño a tan corta edad puede emprender? ¡Por supuesto que sí!

De hecho, los niños son tan creativos e inteligentes que entre más temprano se les hable de emprendimiento, mejor, porque poco a poco empiezan a adoptar esta mentalidad emprendedora en su estilo de vida. En el Cartagena International School, el emprendimiento se enseña desde preescolar para fomentar desde temprana edad la curiosidad, creatividad, el pensamiento crítico y la colaboración.

Además, en momentos como el que afrontamos por la cuarentena, enseñarle a tu hijo cómo emprender a partir de lo que le gusta, sabe o interesa, es una de las mejores formas de pasar el tiempo en casa.

Por eso, te daremos 5 tips sencillos para enseñar e iniciar a tu hijo en el amplio y maravilloso mundo del emprendimiento.

Emprender jugando

Así como tu hijo juega a ser doctor, chef, bailarina o futbolista, también puede jugar a ser un gran emprendedor. Mientras juegan puedes enseñarle conceptos básicos del juego donde deben buscar una solución a un problema, inventar un nombre de una empresa o un slogan que llame la atención. También puedes enseñarle conceptos básicos de negocios como materia prima en vez de ingredientes, ingresos en vez de dinero y egresos en vez de gastos. Todo esto lo puedes aplicar mientras hacen el famoso stand de limonadas o el que a nosotros más nos gusta, empezar a vender chocolates a amigos y familiares. La idea aquí es que aprenda de manera experiencial, es una metodología muy práctica y útil a la hora de desarrollar habilidades en los pequeños.

Muéstrale como ejemplo a otros emprendedores

Enséñale a tu hijo sobre la experiencia e historia de otros emprendedores, desde el ejemplo principalmente se educa a un niño. Modelos que serán referentes para él, bien sea como ejemplo de superación o por el éxito de sus empresas. Busca casos de emprendedores que le llamen la atención, que sean jóvenes o se desempeñen en el área que a ellos les gusta. Si por ejemplo a tu hijo le gustan los carros, cuéntale historias de grandes corredores de autos o emprendedores que tengan que ver con esta industria. Lo importante es que cuando cuentes estas historias siempre resaltes las cualidades emprendedoras de los personajes. Sin duda, esto motivará al niño y hasta lo hará sentirse identificado.

Cambia la cultura del fracaso

Uno de los temores más grandes de todo ser humano es el miedo al fracaso, pero sin duda esta una cultura repetitiva y difícil de acabar, no caigas en ese modelo, evita que tu hijo se sienta frustrado si fracasa o mejor aún, no le hagas sentir que fallar es algo malo. La mejor forma es apoyarlo, explicarle que es normal que en ocasiones se pierda, pero que de esa pérdida puede sacar lo mejor de sí y crear nuevas oportunidades. Hazle ver la falla como una enseñanza y no como fracaso definitivo.

Permite que tomen sus propias decisiones

Impúlsalo a que tome decisiones importantes para que después sea más fácil tomar decisiones en los proyectos que quiera emprender. Déjalo que empiece tomando pequeñas decisiones como qué vestir o qué va a cenar en la noche y poco a poco ve dándole más responsabilidades en las que él deba decidir. Si tienes alguna duda en tu trabajo, pregúntale que haría él y te sorprenderás de las respuestas que te dará. Al final, el objetivo de eso es que los niños se sientan libres y seguros sobre lo que piensan, y a largo plazo les ayudará a dominar sus temores.  

Lidera con el ejemplo

Por último, y no menos importante, enséñales con tu ejemplo en casa. Los modelos más cercanos de los niños son sus padres, ellos imitan sus acciones y palabras; la manera cómo actúes frente a él determinará muchos rasgos de su personalidad y comportamiento. Es importante que desde casa aprendan a ser y hacer lo que se propongan, bajo la guía y respeto en familia.